Creemos en un D-os, que existe desde toda la eternidad como el Padre, el Hijo y el Ruach HaKodesh (Espíritu Santo).

... para servir como sacerdote y soberano de la creación y para compartir la gloria divina, pero a través de la desobediencia los seres humanos han perdido esa gloria y se han vuelto sujetos a su yetzer hara (inclinación al mal) y al poder de la muerte.

… Para ser el presagio y las primicias de una humanidad renovada, viviendo en alianza perpetua con Él. Aunque a menudo se extravía, Israel no ha sido desheredado, pero sigue siendo un pueblo santo, que permanece en el pacto de amor y fidelidad de Aquel que continúa cumpliendo Sus propósitos para ella y a través de ella. Creemos que en su amor misericordioso, D-os le dio a Israel la santa Toráh como señal perpetua de su pacto con ella, y la tierra santa de Israel como prenda del mundo venidero.

... que en la plenitud de los tiempos el Hijo Divino, la Palabra eterna y Sabiduría de D-os, se convirtió en un ser humano, Yeshua el Mesías, un verdadero y perfecto israelita y un representante apropiado y la encarnación unipersonal de toda la nación, nacido de un Virgen judía, Miriam de Nazaret. Creemos que vivió como el consumado santo tzadik(hombre justo), cumpliendo sin manchar el mitzvot(mandamientos) de la Toráh y perfeccionando la expresión humana de la imagen Divina. Creemos que murió en expiación por los pecados de Israel y del mundo entero, resucitó corporalmente de entre los muertos y ascendió al cielo; y que Él regresará en gloria al final de los tiempos para juzgar al mundo, para salvar a los que le pertenecen y para lograr la final Tikkun Olam(Reparación del mundo).

... que el perdón de los pecados, la renovación espiritual, la unión con el Mesías, la presencia empoderadora y santificadora del Ruach HaKodesh que mora en nosotros, y la confiada esperanza de la vida eterna y una gloriosa resurrección están ahora disponibles para todos, judíos y gentiles, que ponen su fe en Yeshua, el Señor Resucitado de Gloria, y en obediencia a Su palabra se unen a Él y Su Cuerpo a través de la Tevilah Mesiánica (Inmersión). Él es el Mediador entre D-os y toda la creación, y nadie puede venir al Padre si no es por Él.

... que el Cuerpo del Mesías es una comunidad elegida y amada por D-os, un matrimonio de dos partes iguales pero no idénticas, la Sinagoga Judía Mesiánica y la Iglesia Cristiana Gentil, unidas en un reconocimiento común de Yeshua como Adonai (S- ñor), Redentor de Israel y de las Naciones. Esta comunidad que existe en dos formas está llamada a una vida de apoyo y aliento mutuos, y al servicio de sacrificio y testimonio público de Yeshua. Su unidad y amor es una señal del propósito de Di-s en el Mesías para Israel y las naciones, y una confirmación del papel de Yeshua como Aquel enviado por el Padre.

Creemos que la Sinagoga Judía Mesiánica es una parte esencial del Israel nacional y, como tal, vive de acuerdo con la Torá y participa en la vida más amplia del pueblo judío. Como primicias mesiánicas de Israel, ella es una señal profética para el pueblo judío de su destino final en la historia de la salvación en Yeshua, y también una señal para toda la comunidad mesiánica de sus raíces judías inerradicables.

Que la Iglesia Cristiana Gentil se convierta en parte de un Israel multinacional ampliado a través de la unión con Yeshua, el Israel de un solo hombre, y mediante la unión con la Sinagoga Judía Mesiánica. La Iglesia Cristiana Gentil es ahora parte de un pueblo santo y sacerdotal, un Israel escatológico renovado, fundado sobre los doce Emisarios elegidos por Yeshua, y participa en el cumplimiento de la misión de Israel de ser una luz para las naciones. Al mismo tiempo, ni la Iglesia Cristiana Gentil ni el Cuerpo del Mesías como un todo son un reemplazo para el Israel nacional (el pueblo judío), ni la Iglesia Cristiana Gentil hereda plenamente las promesas dadas al Israel nacional. Asimismo, la Torá, que sirve en toda su particularidad como la constitución de la nación de Israel (el pueblo judío), no funciona como la regla fundamental de vida de la Iglesia gentil, aunque sí proporciona alimento espiritual como testimonio del Mesías y esencial principios de vida que son de aplicación universal.

… Que las Escrituras Hebreas y los Escritos Apostólicos son divinamente inspirados y tienen la autoridad suprema y final en todos los asuntos de fe y vida. También creemos que el judaísmo rabínico es el vínculo vivo que une a los judíos contemporáneos con su pasado bíblico, y que el judaísmo mesiánico puede y debe aprovechar la riqueza de esa tradición para desarrollar su forma de vida y pensamiento. Además, afirmamos las riquezas de la comprensión del misterio del Mesías y Su voluntad que se encuentran en la tradición teológica cristiana, y reconocemos la necesidad de que la Sinagoga Judía Mesiánica aproveche también esta riqueza.

(Declaración de fe cortesía del Dr. Mark Kinzer y la Congregación Zera Avraham)

... que como congregación, estamos decididos a vivir de acuerdo con las palabras de Yeshua en Mattityahu 22: 37-40: “Le dijo: 'Tienes que amar ADONAI tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas. ' Este es el más grande e importante Mitzvá. Y un segundo es similar a él: "Debes amar a tu prójimo como a ti mismo". Toda la Torah y los Profetas dependen de estos dos mitzvot. " (CJB)

Conócenos

Front view of the building

Planifica tu visita

Tiempos de servicio, direcciones y respuestas a preguntas comunes.

Más información

¿Quiénes Somos?

Conozca nuestra misión y liderazgo.

Más información